Articles Paco Martínez

¿Cómo afectará a Catalunya la victoria del PP en Andalucía?

La Junta de Andalucía, comentó: “Si Catalunya se independiza, nuestras fianzas tendrán dificultades”. Un líder sindical andaluz: “Si los catalanes se van, ¿cómo se podrán pagar las peonadas? La conclusión es clara: los contribuyentes de Catalunya financian a Andalucía. Otra conclusión curiosa: los andaluces que tuvieron que abandonar su tierra y ahora viven en Catalunya… siguen siendo explotados por los mismos caciques que los hecharon. ¿Qué pasará ahora…? ¿Dejarán los habitantes de Catalunya de subvencionar a Andalucía… o seguirá todo igual… o peor? 

Moreno Bonilla promete bajar impuestos y avanzar en los servicios públicos en Andalucía. ¿Generará riqueza para dejar de ser subvencionada o precisará aún más recursos de Catalunya?

El PP ha gobernado durante bastantes años a Galicia. Sigue siendo una comunidad deficitaria. Quedan años para que Andalucía, bajo el PP como con el PSOE, sea autosuficiente en su economía. Seguirá siendo deficitaria. Por tanto, el argumento de que el déficit fiscal es para solidaridad interterritorial no es creíble. Los Andaluces han votado PP. Creen que su sanidad y su educación necesitan ser recortadas o privatizadas. ¿Se olvidarán de la calificada solidaridad catalana? La solidaridad, por definición, “es voluntaria”. Lo que contribuyen todos los catalanes es “imposición” y va en detrimento de su propia sanidad, educación. ¿Es justo?  ¡Que generen riqueza y lo hagan con sus recursos, no con los de Catalunya!  Y si la “solidaridad” territorial, ¡mal entendida!, es para bajarle impuestos a los ricos en otros territorios, en Andalucía, ¡esa solidaridad deja de serlo claramente!  

De nada sirve a los catalanes la presión fiscal que padecen, si se usa para rebajar impuestos y, a la vez, prometer dar mejores servicios en Andalucía. Es lo que promete el PP. 

Con este perverso sistema “todos” los habitantes de Catalunya siempre salen perdiendo. Sus gobernantes se ven obligados a subir impuestos para recaudar más. Las exigencias de su población son crecientes en todos los campos: salud, educación, asistencia social, etc. Ha de atender una cifra de beneficiarios muy superior a la que admite el Estado español. Y todo eso, manteniendo el expolio de más del 9% de su PIB anual, llevar “7” años de retraso la modificación de la financiación del Estado. El reconocido economista Niño Becerra cifra el PIB en 250.000 millones. Dice que “ésa” es la razón para que España no conceda la independencia. Números sencillos: 9% de 250.000 millones anuales… “es” la cifra que el Estado expolia a Catalunya. Por eso Catalunya se ve obligada a subir impuestos. Aun así, tiene dificultades para atender sus propias necesidades. ¿Por qué no admiten esto los partidos y votantes dependentistas? ¿Son conscientes esos votantes del daño que les hace esa “falsa” solidaridad que en realidad es “expolio”? ¿Aumentará cuando Andalucía necesite aún más?

 El actual sistema castiga severamente a Catalunya. Se descapitaliza como donante a una comunidad receptora que rebaja sus propios impuestos. Es una burla a Catalunya, a su obligada solidaridad; un desprecio, un abuso para todos los contribuyentes catalanes. 

Se repite que los impuestos los pagan las personas, no los territorios. Pues las personas que viven en Catalunya aportan más y reciben menos que las personas que viven en zonas receptoras como Andalucía. ¡Eso va incluso en contra de lo que contemplaba el Estatuto de Catalunya que…, hoy no existe por sentencia Inconstitucional del Tribunal Constitucional! 

Catalunya genera el 19% del PIB, el 25% de las exportaciones, es la principal fuente de riqueza productiva del Estado. Empresarios, trabajadores catalanes y de otras procedencias lo consiguen.  “Esas personas” necesitan infraestructuras, tienen necesidades irrenunciables en educación, sanidad, atenciones sociales, etc., pero “no pueden atenderlas como merecen” por el expolio, porque se le quitan fondos para autonomías como Andalucía que, según el PP, rebaja sus impuestos. ¿Eso es justo? ¿Eso lo consideran adecuado los partidos, patronales, sindicatos, con sus votantes, afiliados, “dependentistas” en Catalunya? ¿A quién representan en realidad? ¿A la población catalana o a la andaluza? ¿Es lógico que Catalunya sea la que tiene más impuestos para que Andalucía los rebaje? ¿Cómo calificar eso?

Si el PP rebaja impuestos significa dos cosas: 1, que piensa aprovecharse más de quienes la subvencionan. 2: que no necesita su recaudación. Si pueden rebajarlos, se supone que no precisarán la aportación catalana. La sociedad andaluza debe ser coherente con su voto. La sociedad catalana también debe ser coherente consigo misma, con sus empresas, trabajadores, familias. 

Los catalanes han de renunciar a derechos básicos que merecen por lo que generan para atender a comunidades que quieren atender sus necesidades, pero recaudando menos. Es lo que propone el PP. ¿Es de recibo?

Los andaluces han de ser consecuentes con lo que votan. Si luego sufren un sistema social en declive, que reflexionen, que no se fíen de los milagros de políticos que donde gobiernan demuestran que la corrupción es el mayor logro de su balance. 

La solidaridad, por definición, es “voluntaria”. No es el caso del expolio a “todos” los que tributan en Catalunya y que “a todos” les perjudica. Una subvención forzosa a quienes rebajan sus ingresos incrementa la realidad de ese expolio. 

¿Qué sucederá? ¿Mejorará la calidad de vida de los catalanes porque Andalucía ya no deberá ser subvencionada o… empeorará porque Andalucía aún precisará más subvenciones al rebajar sus impuestos? ¿Cómo afectará a todos y cada uno de los habitantes de Catalunya la victoria del PP en Andalucía?

Si vols llegir tots els articles publicats per Paco Martínez, fes clic aquí

% d bloggers així: